2.3 El papel de la agitación

Mediante la agitación se llama la atención en torno a una o pocas ideas a través de denuncias, consignas y/o llamados a la acción que sirven para poner en guardia a amplias masas obreras e impulsar su movilización. La precisión teórica y de la propaganda es clave para guiar a la agitación por el camino correcto. Es precisamente la propaganda la que marca la orientación a la agitación. No solo los marxistas-leninistas hacen agitación. Las fuerzas reformistas, burguesas y reaccionarias también hacen agitación. En el caso del Partido Comunista, la agitación está supeditada a la promoción del discurso de clase y de las aspiraciones revolucionarias socialistas. Con la agitación se busca precisamente materializar estas ideas entre las masas obreras. Dice Lenin en Las tareas de los socialdemócratas rusos que:

“La agitación entre los obreros consiste en que los socialdemócratas participan en todas las manifestaciones espontáneas de la lucha de la clase obrera, en todos los conflictos entre los obreros y los capitalistas motivados por la jornada de trabajo, el salario, las condiciones de trabajo, etc., etc. Nuestra tarea consiste en fusionar nuestra actividad con los problemasnprácticos, cotidianos de la vida obrera, en ayudar a los obreros a orientarse en estos problemas, en dirigir su atención hacia los abusos más importantes de que son objeto, en ayudarlos a formular más exacta, y prácticamente sus reivindicaciones, en desarrollar en ellos la conciencia de su solidaridad, la conciencia de la comunidad de intereses y de causa de todos los obreros rusos como clase obrera única, que constituye una parte del ejército mundial del proletariado.”

La agitación aborda las principales preocupaciones de las masas obreras y les aporta soluciones elaboradas desde un punto de vista marxista-leninista. En este sentido es fundamental que la agitación se adapte al “público” al que va dirigida. Por ello el agitador debe expresarse en un lenguaje que su “público” pueda comprender con facilidad. Debe seleccionar los ejemplos concretos y vivos que sean conocidos por el “público”. Pero en modo alguno la agitación comunista consiste en contarte a las masas “lo que quieren oír”. Efectivamente se parte de lo que las masas conocen o les preocupa, pero se trata de partir de ahí para aportarles lo que no conocen o vagamente intuyen. Es por ello que la agitación no se adapta al nivel más atrasado de la masa, sino que va un “pasito” por delante del desarrollo de la conciencia de las masas, a fin de elevarlas hacia niveles de conciencia superiores.

Además, la agitación puede ser tanto económica (sindical) como política. Si en el caso de la agitación económica se trata de poner “al desnudo” la explotación capitalista, en el caso de la agitación política se trata de hacer lo mismo con la dominación política de la clase capitalista. Para ello es necesario hacerse eco y denunciar cada manifestación concreta de explotación y opresión, llegado el caso aportando reivindicaciones concretas, con el fin de ligar la lucha espontánea de masas a los objetivos de la revolución socialista. Esto no significa que la necesidad de la lucha por el socialismo deba aparecer necesariamente en el contenido de la agitación, pero sí que dicho contenido debe elaborarse basándose en las necesidades de la revolución socialista. Ambos tipos de agitación están estrechamente vinculados, pues, aunque es en las relaciones de producción de donde parte la división de la sociedad en clases, la lucha de clases solo puede encontrar solución a través de la lucha política. Y es precisamente esto último en lo que se debe hacer hincapié a la hora de elevar la conciencia de las masas obreras.