Acoso y persecución política del Ayuntamiento de Alcorcón a Aúpa

Partido del Trabajo Democrático
Lunes, 4 Noviembre, 2013

El acoso y la persecución política lleva tiempo siendo habitual en Alcorcón. Desde que el Partido Popular alcanzó la mayoría absoluta en nuestro municipio, alzándose como alcalde David Pérez, se ha embarcado en una cruzada contra todos/as aquello/as que ideológicamente se sitúan en la orilla contraria a la de su gestión política de nuestro municipio, que perjudica seriamente a la población trabajadora y popular de Alcorcón.

Esta vez, el partido político municipal Alternativa de Unidad Popular Asamblearia de Alcorcón -Aúpa- es el que ha sufrido la persecución y el acoso político. Con ocasión de una mesa informativa de recogida de firmas, enmarcada en su campaña por la supresión de los 53 cargos de confianza elegidos a dedo, que dispusieron en la Calle Colón el pasado viernes 25 de octubre, fueron objeto de una denuncia por parte de la Policía Municipal. Ésta requirió, en primera “visita” a la mesa, la comunicación de ocupación de vía pública, comprobando que estaba correctamente presentado, por lo que enseguida abandonaron el lugar. Poco después, estos mismos agentes regresaron al mismo lugar donde se ubicaba la mesa de recogida de firmas para interponer una denuncia por ocupación de vía pública sin permiso, bajo órdenes directas de la jefatura de policía y, por tanto, del Ayuntamiento.

Los cargos de confianza tienen un coste para las arcas municipales de 2 millones de euros al año; mientras tanto, el Ayuntamiento ha despedido a 70 trabajadores municipales y está en proceso de reducción y cierre de numerosos servicios públicos, como la Escuela Municipal de Adultos Valle Inclán o la Escuela de Circo. Evidentemente esta campaña no agrada en modo alguno al Ayuntamiento.

La respuesta a la campaña de Aúpa, y a la movilización de numerosas personas en Alcorcón, es la sanción económica para acallar las voces discordantes. Voces que son perjudicadas por la política del “enchufismo” en el Ayuntamiento y del recorte de los servicios públicos para el pago de la deuda contraída con banqueros y grandes empresarios -como Ferrovial, constructora del CREAA-. Estos recortes son consecuencia del derroche del dinero público para crear volumen de obra y negocio a estas empresas y bancos. Los damnificados somos la población trabajadora y los servicios públicos que recibimos, y que son pagados con nuestros impuestos -una forma del salario indirecto-.

Para el Alcalde lo primero son los bancos, las grandes empresas y sus cuentas de beneficios; después, con lo que quede, somos los trabajadores, los pequeños comerciantes, los autónomos,…, y nuestro bienestar. Y para sostener esta situación y la paz social emplea la mano dura. Emplea la sanción económica como primer paso de la represión política contra los movimientos sociales y partidos políticos que se oponen a esta política.

Desde el colectivo de Madrid Sur del Partido del Trabajo Democrático queremos mostrar toda nuestra solidaridad y apoyo a nuestras/os compañeras/os de AÚPA. A la par que mostrar nuestra firme denuncia a esta persecución y acoso político, ejercida mediante la represión económica desde el Gobierno Municipal del Partido Popular.