El legado de Fidel sigue presente en el pueblo cubano

Partido del Trabajo Democrático
27 de Noviembre de 2016

El 25 de noviembre fue un día triste para el pueblo cubano y para todos aquellos que defendemos y apoyamos su Revolución, pues falleció el Comandante Fidel Castro Ruz. Fidel fue el líder indiscutible de la Revolución cubana, logrando impulsar la organización de las masas trabajadoras y populares de la Isla, guiándolas hasta la conquista del poder político.

La Revolución Cubana es un ejemplo de cómo es posible emprender la construcción del socialismo en las condiciones de un país económicamente atrasado y asediado por el imperialismo. El pueblo cubano, liderado por Fidel, desde los inicios de su liberación ha tenido que luchar contra uno de los mayores hostigamientos a los que el imperialismo norteamericano ha sometido a un pueblo, el bloqueo económico hacia la Isla, el cual aún sigue vigente a pesar las recientes negociaciones, y la financiación económica por parte, también de los EE.UU, a grupos mercenarios para que cometieran distintos actos terroristas en Cuba.

La Revolución liderada por Fidel se convirtió en lo que Raúl Castro llamó “la Revolución Socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes”, es decir, de las y los trabajadores. Desde el inicio la Revolución ha destinado la mayor parte de sus recursos económicos a medidas en favor del pueblo trabajador como el plan de alfabetización de 1961. Gracias a estas prioridades Cuba ha llegado a tener un sistema de sanidad ejemplo para todo el mundo o a ser el país de Latinoamérica con la menor tasa de mortalidad infantil, entre muchos otros logros. Precisamente estos logros han sido compartidos por la Revolución Cubana con otros países en desarrollo que buscan liberarse del yugo del imperialismo, lo cual ha contribuido a debilitar a éste y a crear condiciones más favorables para la lucha por el socialismo en todo el mundo.

El pueblo de Cuba y su Partido Comunista han mostrado su fortaleza en todos estos años, incluso en crisis económicas graves como el Periodo especial. Tras la caída de la URSS Cuba resistió hasta nuestros días. Nuevos retos surgen ahora, como incrementar las capacidades productivas del país y mantener el rumbo socialista pese a las reformas de apertura de mercado. Ahora al pueblo cubano y al Partido Comunista de Cuba les toca mostrar, de nuevo, esta fortaleza, y seguir avanzando en su Revolución continuando el legado de Fidel.

¡Cuba va, Cuba Vencerá!

¡Fidel, presente, ahora y siempre!