[Opinión] Defender los logros de la Revolución Bolivariana

Antonio Ribas
Miércoles, 9 Diciembre, 2015

Tras las elecciones habidas en Venezuela, surgen varias preguntas.

¿Por qué la población venezolana ha querido que vuelvan al poder los oligarcas del pasado? Puedo argumentar que ha sido producto de la falta de víveres, de la corrupción, de los asesinatos…; quizá muchos votantes han puesto por encima de su conciencia, su estómago. El socialismo es un proceso lento, que tiene que asentarse sobre bases sólidas; siendo una necesidad de los desposeídos, también estos tienen que tener confianza en los trabajadores que aplican las medidas socialistas, que se contrasten sus palabras con los hechos y que la población sienta que es "su poder".

A parte de un electorado clientelista de los empresarios, especuladores y rentistas, han votado por el MUD sencillos trabajadores asustados por la propaganda, por la guerra mediática, esa guerra económica que se instaló en las calles, en las largas colas para conseguir los productos básicos (leche, harina, pan, papel, jabón, etc.). Fue una estrategia planificada de desabastecimiento por parte de los importadores empresariales que prefirieron dejar los estantes vacíos para que la población exigiese al gobierno respuestas, consumos que este no tenía.  

Esta es la principal clave de la derrota chavista: la propiedad privada de los medios de producción, de los canales de distribución, bancos y energía, ha utilizado su control contra el gobierno del Presidente Maduro. Cuando hay una guerra de supervivencia, hay que tomar medidas enérgicas contra el despilfarro y el acaparamiento. Escuchar que las bases de los barrios exigían medidas drásticas, y éstas no se tomaron. Hubo que llevar a los tribunales a los encautadores, desde luego, pero también crear un organismo de distribución estatal de los productos esenciales  para cada persona. No se hizo. Quizá ante las imposiciones del mercado, si se quiere abrir las sendas del socialismo, hubo que ir nacionalizando el comercio con el exterior, pues en las zonas residenciales, donde estaban los patricios excluidores del MUD, este desabastecimiento no llegó. 

La propiedad privada produce la mercancía continuamente, y ante un mundo donde el mercantilismo inunda las pantallas, ya no es posible apelar al buen sentido. Para muchos padres y muchas madres venezolanas, el buen sentido es llenar de marcas su despensa por encima de la educación, la sanidad, la cultura y la honestidad. Que quienes les traen esas marcas envenenadas, querrán convertirlos en esclavos de su poder, no les importa. La continua guerra mediática, les ha impreso en la mente la consigna "consigue tus jeans y lo demás no importa".

Pero ante el futuro las fuerzas revolucionarias han quedado fortalecidas. Una parte muy importante del electorado ha entendido el mensaje de la Revolución Bolivariana. La mitad de la Asamblea está por la defensa de los logros revolucionarios. Ante las medidas y leyes del MUD para desmontar el Poder Popular (posible Reforma de la Constitución, revocación del Presidente, elección de nuevos magistrados, cambio de Rectores en las Universidades, nuevas leyes mordaza y antiobreras) hay una corriente muy definida por defender todas las conquistas alcanzadas. Continuar las Misiones, impedir que se abandonen las medidas educativas para la población, mantener los proyectos de entrega de viviendas, mantener a sus propietarios en las tierras repartidas. Es hora de aprender de los errores cometidos por el Gobierno de Maduro, y formular un Frente Unido contra las medidas antiobreras. Escuchar a los barrios, y fortalecer las bases y comunas socialistas.

En estos meses van a ser cruciales si las fuerzas que se oponen al "Universo derechista" no bajan los brazos. Pues de lo que se trata, lo verdaderamente importante, es la lucha por defender los logros del gobierno popular venezolano. Comprender que pueden pasar años, para que se dé un escenario parecido a lo que consiguió el compañero Chávez.