Reflexiones sobre el IBEX

Partido del Trabajo Democrático Usera
Martes, 1 Diciembre, 2015

El principal índice de referencia bursátil de la bolsa española es el denominado Ibex 35. Está formado por las 35 empresas con mayor liquidez del Estado español que cotizan en el SIBE, las siglas de Sistema de Interconexión Bursátil Electrónico. Según los datos económicos y financieros de este compendio de empresas, hasta septiembre de 2015 han obtenido unos beneficios un 22% por encima de lo que habían ganado en el mismo período del año pasado, o lo que es lo mismo, 26.638 millones de euros. Estas estadísticas continúan la tendencia de los últimos tres años, en los cuales han mejorado sus cifras de ganancias año a año. 

Después de leer y analizar estos datos referentes a las empresas más importantes del Estado español, lo primero que nos puede chocar enormemente es la razón por la que, si las 35 empresas más importantes del país llevan tres años aumentando sus porcentajes de beneficios, l@s trabajador@s españoles día a día perdemos derechos, sufrimos mayor inestabilidad laboral y nuestras condiciones son cada vez más precarias. O lo que es lo mismo, mientras los empresarios capitalistas aumentan sus beneficios, nosotr@s, l@s trabajadores, empeoramos nuestras condiciones de vida. Esto es, sin duda, debido a que para que la rueda capitalista siga girando y unos pocos puedan seguir no ya manteniendo sino aumentando sus ganancias, es necesario que la vida del@s trabajador@s,  la clase obrera, se deteriore cada vez a un nivel más bajo.

Hay que recordar que los empresarios capitalistas compiten fuertemente entre ellos, por lo que buena parte de los beneficios que extraen a costa de la sangre y sudor de l@s trabajador@s, lo dedican a realizar una mayor inversión en nuevas técnicas de producción, nueva maquinaria, nuevas herramientas, lo que supone un aumento de sus costes fijos de producción, por lo que para seguir manteniendo su mismo porcentaje de ganancia, deben recortar en sus costes variables, es decir en l@s trabajador@s. Para este fin, se valen de técnicas tan conocidas por nosotr@s como la reducción de nuestros salarios o el aumento de la jornada laboral, lo que conlleva necesariamente un mayor grado de explotación para l@s trabajador@s que no son despedidos. Paro masivo para unos y mayor explotación para otros. Tal es la realidad a la que nos condenan los grandes propietarios, dueños de monopolios y oligopolios a través de los cuales gobiernan la economía mundial rindiendo la producción y la distribución a sus antojos. 

Sin embargo, en el corazón de la economía productiva nos encontramos los obreros, quienes accionamos toda la maquinaria, quienes con nuestro esfuerzo generamos todas las riquezas. No es su dinero obtenido a través del trabajo ajeno el que impulsa el progreso humano sino la labor de la clase obrera, la cual se encuentra íntimamente ligada a la gran producción y por eso está en condiciones de seguir impulsando el desarrollo del conjunto de la humanidad.

Por todo ello, se hace necesario, indispensable y fundamental que l@s trabajador@s del Estado español adquiramos una conciencia de clase que nos permita identificar nuestros intereses y señalar al enemigo y para ello debemos organizarnos y luchar en torno a nuestras estructuras de clase (principalmente el Partido Obrero y también los sindicatos) para poder defender nuestros derechos frente a la explotación y la barbarie que nos infligen los empresarios capitalistas y acumular las fuerzas suficientes para construir una nueva sociedad socialista donde la democracia sea ejercida por las amplias masas obreras y populares.